Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

AST Capítulo 85 – “Shi Qing Zhuang”

AST Capítulo 85 – “Shi Qing Zhuang”

Qing Shui siempre
había deseado un arma fabricada con Extracto de Esencia de Oro debido a la alta
densidad que este poseía; incluso un arma como una Espada Índigo de tres
pulgadas hecha con el Extracto pesaría alrededor de cien Jin. Su propia fuerza
física, el filo del arma, su propia velocidad y sus habilidades con la espada
en el Reino de la Verdad podrían ayudar a mejorar su fuerza.

Sin embargo, solo podía fantasear con eso. Es un hecho que aún no podría
lograrlo. La verdad es que no muchas personas estarían dispuestas a darse el
lujo de tener armas de Extracto de Esencia de Oro, armaduras y similares,
especialmente cuando en otras situaciones había muchas otras alternativas. Por
ejemplo, había otros materiales que valían mucho menos que el Extracto de
Esencia de Oro, a pesar de que los resultados eran casi los mismos.

Qing Shui recogió sus agujas doradas, y dejó el Reino del Inmortal Jade
Violeta. Fuera del reino, no había pasado mucho tiempo. Pateó el polvo púrpura
del suelo del Reino del Inmortal Jade Violeta, y se dirigió lentamente hacia la
tienda médica del Clan Qing.

El rostro simple pero femenino de la mujer que Qing Shui conoció en la Herrería
Nube de Fuego volvió a aparecer en su mente. Qing Shui sacudió la cabeza como
si quisiera despejar su mente de la imagen.

De repente, Qing Shui escuchó el sonido de herraduras. Qing Shui curiosamente
miró quién estaba montando el caballo. Cuando lo vio, sus ojos se iluminaron
porque ese caballo era el corcel Ascuas de León de Shi Qing Zhuang.

Debido a que no había visto a Shi Qing Zhuang en mucho tiempo, Qing Shui no
pudo evitar seguir mirando al corcel. La vio a ella, con su corsé de color rojo
fuego, y estaba tendida boca abajo sobre el caballo mientras su rostro estaba
sonrojado por la ansiedad y lleno de vértigo. Estaba tan incómoda con el
caballo que parecía que podía caerse en cualquier momento.

“¡Algo no se siente bien!”, Murmuró Qing Shui para sí mismo.
Activando su Técnica de Visión Celestial, no pudo evitar examinar a Shi Qing
Zhuang.

“Hmmm, su flujo de sangre se está
acelerando y su respiración es irregular. También hay algún tipo de gas que
obstruye su sistema nervioso y su conciencia en su cerebro…”
El
cerebro de Qing Shui analizó rápidamente la condición de Shi Qing Zhuang.

De pronto, el corcel Ascuas de León estaba al lado de Qing Shui. En este
momento, escuchó el sonido de una ola de trotes que venían detrás de él. Qing
Shui sabía que Shi Qing Zhuang estaba drogada, porque en este momento podía ver
su ojos mientras perdía lentamente la conciencia.

Shi Qing Zhuang parecía como si hubiera visto a Qing Shui inadvertidamente. Sus
ojos como la niebla brillaron. De repente, extendió su mano para aferrarse a
Qing Shui. “Venga, ayúdame a escapar de las personas que me
persiguen”.

Qing Shui originalmente quería protestar, pero cuando escuchó la segunda parte
de su oración, rápidamente montó al corcel, poniéndose detrás de Shi Qing
Zhuang. Debido a que solo se tomó un momento para montarlo, el corcel Ascuas de
León ni siquiera tuvo que disminuir la velocidad.

Aunque había dos personas montando en el corcel, su velocidad seguía siendo la
misma que si hubiera una sola persona en su espalda. Rápidamente galopaba a una
velocidad inmensa. No es de extrañar que se haya considerado lo mejor de lo
mejor; a los ojos de Qing Shui, el alto y fuerte Corcel Ascuas de León podría
compararse con los leones y tigres del pasado.

Aunque el Corcel Ascuas de León no estaba siendo montado de manera brusca, Qing
Shui y Shi Qing Zhuang se sentían incómodos. Dado que Qing Shui no era un buen
jinete, solo podía aferrarse a la delgada cintura de Shi Qing Zhuang. La
sensación de suavidad y latidos en ese momento puso a Qing Shui en un
aturdimiento.

Lo que siguió pareció ponerlo en un aturdimiento aún mayor. A pesar de que Qing
Shui se aferraba a la cintura de Shi Qing Zhuang, ella en vez de regañarlo,
puso todo su peso en el abrazo de Qing Shui, nublando su mente.

Qing Shui abrazó
a la hermosa mujer con la que había estado soñando, sintiendo la delicadeza y
la suavidad de su ardiente cuerpo. Sin embargo, cuando vio sus ojos nublados,
Qing Shui sintió como si le hubieran arrojado un cubo de agua helada.

Qing Shui ahora podía estar seguro de que Shi Qing Zhuang había sido drogada
con un afrodisíaco, y uno especialmente fuerte en eso. Simplemente no sabía
cómo alguien tan cautelosa como ella podría haber caído en este tipo de trampa.
Qing Shui abrazó el cuerpo de Shi Qing Zhuang, sintiendo malestar en su
corazón. ¿Debería aprovecharse de ella, darle atención médica o hacer algo más?

“¿Cómo puedo salvarla?”
Qing Shui estaba confundido. En este momento él podía abrazarla y besarla, o
incluso hacerle el amor, pero se sentía reacio…

“Hmm, ¿los perseguidores nos
alcanzaron?”
Qing Shui escuchó los sonidos detrás de él cada vez más
fuertes mientras miraba hacia atrás.

“¡Mierda!” Qing Shui no pudo evitar maldecir. Rápidamente azotó al
caballo para acelerar porque Situ Bu Fan y varios otros cabalgaban sobre un
enorme Leopardo de Vientos Ardientes, y se estaban acercando a ellos.

El cuerpo de este Leopardo de Vientos Ardientes era una combinación de rojo y
blanco. La mitad delantera de su cuerpo era rojo fuego y la parte trasera era
blanca como la nieve. Tenía cinco metros de largo y dos metros de alto. Aunque
su cuerpo era musculoso, era extremadamente ágil. Aunque su grado estaba solo
en el nivel de una bestia feroz, su velocidad y fuerza eran bastante buenas. Su
único defecto era que su resistencia era más adecuada para tramos cortas de
velocidad que para correr a larga distancia.

Qing Shui miró a la inconsciente Shi Qing Zhuang en sus brazos. Cómo se veía
ahora era lo contrario de su habitual actitud de princesa de hielo, pero eso la
hacía aún más atractiva.

Ahora las manos de Shi Qing Zhuang estaban comenzando a tocar partes aleatorias
del cuerpo de Qing Shui. Qing Shui solo podía usar una mano para abrazar su
cintura y la para agarrar la cabeza del Corcel Ascuas de León, transfiriendo
energía de la Técnica de Fortalecimiento Antiguo a su cuerpo.

Qing Shui sabía que solo necesitaba aguantar un poco más. Podrían dejar atrás
al Leopardo de Vientos Ardientes que transportaba a muchas personas en su
espalda, ya que pronto se quedaría sin energía.

Qing Shui se presionó contra la espalda de Shi Qing Zhuang. Dado que ella estaba
desplomada sobre el corcel, el cuerpo entero de Qing Shui estaba en la espalda
de Shi Qing Zhuang. Su reacción fue tan fuerte que sintió que su deseo estaba a
punto de estallar. Su cosa, dura como la piedra, estaba empujando entre las
redondas y regordetas nalgas de melocotón de Shi Qing Zhuang, y el rose causado
por el balanceo del caballo trajo oleadas de éxtasis.

El Corcel Ascuas de León, con el estímulo de la energía de Qing Shui de la
Técnica de Fortalecimiento Antiguo, aceleró como si tuviera esteroides y escapó
rápidamente de los perseguidores. Qing Shui incluso podía escuchar el
implacable llanto y las maldiciones de ellos.

Qing Shui no sentía ningún sentido de buena voluntad hacia esta escoria de la
sociedad… Presuntuoso, arrogante, desafiante, vistoso e incluso dispuesto a
rebajarse a este tipo de método para obtener a su prometida, no era más que una
bestia.

El Corcel Ascuas de León, que llevaba a Qing Shui y Shi Qing Zhuang, cruzó
varias calles y salió de la ciudad.

De repente, Qing Shui aspiró una ráfaga de aire frío, “¡Dios mío!”

Las manos de Shi Qing Zhuang, sin saberlo, tomaron el pene de Qing Shui, casi
conduciendo a una descarga accidental.

“¡Tu diste el primer agarre! ¡Debo
devolverlo el doble!”
La mano de Qing Shui que estaba en la cintura de
Shi Qing Zhuang agarró directamente sus pechos.

“¡Wow!” Qing Shui gimió de satisfacción. Así es como se siente,
lleno, suave, aterciopelado y animoso. Ese sentimiento era muy cómodo, una
inexplicable sensación de satisfacción que hizo que su corazón se moviera y su
mente se quedara en blanco.

Tal vez fue
porque Qing Shui estaba tocando sus pechos, tal vez fue a causa de sus
instintos. Los ojos de Shi Qing Zhuang de pronto se volvieron claros, y su
rostro rosado tuvo una expresión seductora como resultado de la droga.

Qing Shui sabía que solo podía ver la expresión de esta princesa de hielo bajo
esta circunstancia, pero ser testigo del momento de claridad de Shi Qing Zhuang
lo asustó.

“Tú te aprovechaste mucho de mí, pero yo solo me aproveché un poco”,
murmuró Qing Shui, y luego apretó un par de veces, sin querer quitar la mano.
La sensación de sus pechos hizo imposible detenerse.

La respiración de Shi Qing Zhuang de repente se aceleró en un gemido melódico,
luego se giró y rodeó con sus brazos el cuello de Qing Shui. Ella comenzó a
mordisquear los labios de Qing Shui, dejando manchas húmedas en toda su cara.

“¿Debo comérmela o no?”

Guardar Capitulo
Close
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
Si les gusta el contenido y quieren hacer su aporte desde cualquier monto pueden hacerlo por medio de nuestro paypal o https://esponsor.com/devildestinado
Considera desactivar adblock en el sitio, con eso nos ayudas a poder mantenerlo.
error: Content is protected !!
Scroll al inicio